Una boda deliciosa

by

Ana Carla y Óscar querían una boda cuyo estilo fuera clásica, muy elegante y donde estuviera muy presente la pasión que el novio siente por el mundo taurino, como buen navarro que es, pero de una forma sutil y con mucho gusto.

Para la organización de la boda los novios apostaron con Ana Longás y Violeta Peinado,unas excelentes profesionales que forman Wednesday, no solamente consiguieron plasmar todos sus deseos en una boda con mucho glamour, si no que además superaron todas sus expectativas, por la belleza de la decoración y lo bien que salió todo.

Oscar, llegó del brazo de la madrina, estaba muy elegante con el clásico chaqué en alpaca doble en gris oscuro combinado con un chaleco en gris perla, confeccionado en exclusiva por la prestigiosa sastrería López Herbón de Madrid. ¡Un look impecable!

Ana Carla lucía un genial diseño de la boutique Rios de Zaragoza: un precioso vestido en mikado de seda natural con la espalda descubierta, un gran lazo engarzado en un broche de perlas y una espectacular cola de 5 metros acompañada de una mantilla regalo de su hermana Marta.

Sin duda, fue todo un acierto el escote de vértigo en la espalda de la novia, rompió con la sobriedad del traje de líneas sencillas pero muy elegantes, junto con el bordado en pedrería que recubre el lazo fue un toque de frescura y originalidad. Precioso!!

La ceremonia religiosa se celebró en la iglesia de Santa Engracia y fue oficiada por el Arzobispo de Zaragoza, Don Manuel Ureña.

El ramo de Ana Carla estaba realizado a base de peonías blancas y rosas, esta flor fue la protagonista de toda la decoración floral junto con hortensias blancas, obra de Nacho Bergara, que también realizó las geniales composiciones del lugar de celebración del banquete, el Gran Hotel.

El banquete se celebró en el Gran Hotel de Zaragoza, un hotel que cuenta con casi 100 años de historia en su haber y con una ambientación clásica y una calidad en el servicio y la comida inmejorables.

La decoración se basó sobre todo en la iluminación, bajando la intensidad de las lámparas de araña y colocando miles de velitas de té y velones que aportaban una luz tenue y romántica, crearon un atmósfera muy especial.

Las composiciones florales en diferentes alturas y apoyadas sobre espejos reflejaban la luz de una manera infinita y la papelería de Azulsáhara con suaves tonos azules aportó el aire clásico que los novios buscaban y Wednesday interpretó con este delicado diseño.

La novia para disfrutar al máximo de la celebración se deshizo de la cola de cinco metros y se quedó, de este modo, con un traje que le permitió moverse mejor y a su vez, marcaba sutilmente su esbelta figura.

Nicolás, amigo de los novios, diseñó una divisa en la que se entrelazaban las iniciales de sus apellidos y que se usó en diferentes elementos de la boda: en el diseño de la papelería, los gemelos del novio, los regalos a los invitados…

Toda la celebración estaba llena de detalles y regalos para los invitados: desde bailarinas de lentejuelas para el momento de “ya no aguanto más los tacones” a unas pulseras hechas artesanalmente con capote y diseñadas por el torero Paco Ramos, amigo personal del novio, a través de Trajes de Luces.

Y por supuesto, una torre gigante de cupcakes de Happy Day Bakery, regalo de las amigas de la novia Paula y María que hizo las delicias de los invitados.

El photocall fue uno de los elementos sorpresa que más gustó y prácticamente toda la boda desfiló por el rinconcito taurino que montamos, dando unos capotazos y sacando todo el arte que llevaban dentro.

La fiesta continuó en un lugar muy deseado por los novios, Moss, se abrió ex profeso para ellos y fue la mejor manera de acabar un día en el que todo salió perfecto.

Gracias por hacernos participes de una boda tan bonita, elegante, divertida y con tanto glamour.

Fotos: Rafael Palacio Fotografía
0
Content Protected Using Blog Protector Plugin By: Make Money.