Una boda con mucho estilo, una boda de alta costura

by

Verónica y Antonio celebraron su boda en plena primavera, una velada llena de encanto.

Una amiga en común organizó una cena para que se conocieran, estaba convencida en que hacíamos buena pareja y no se equivocó, fue un auténtico flechazo porque desde ese día no se han separado. 

Y después de cinco años de noviazgo decidieron casarse, el 19 de Mayo de 2012 en Madrid.

Verónica tuvo muy claro desde el principio que su vestido iba a ser diseñado por Beatriz Álvaro, después de rebuscar por internet los únicos diseños que le gustaron fueron los de Beatriz.

Desde el primer momento hubo una gran conexión con ella, desde el primer momento que entras en su atelier sabes que estás en las mejores manos y que el resultado será un éxito.

Beatriz Álvaro creó un vestido muy especial para Verónica: delicado, sutil, original y muy elegante. El cuerpo estaba elaborado con un precioso encaje francés, envuelto con un delicado drapeado en gasa de seda natural que resaltaba toda la zona del escote y los hombros y remarcaba su cintura.

El diseño es fabuloso porque se trata de un doble, por un lado, el drapeado llega hasta la cintura de Verónica para definirla y resaltarla y por otro, el exquisito encaje se prolonga, alargando su talle.  El resultado no puede ser mejor y estar realizado con mayor gusto.

La falda del vestido no puede ser más elegante, recogida con unos pliegues sencillos, se despliega con el suave caminar de la novia una cola impresionante. Sútil y delicado!

Gema Ledesma fue la encargada de realizarle el peinado y maquillaje, una trenza desestructurada  y un maquillaje muy natural, al igual que el vestido de apariencia sencilla y sin embargo, lleva un gran trabajo detrás.

Como manda la tradición, Verónica llevó algo nuevo, el vestido de novia,  algo usado, unos pendientes de brillantes en oro blanco con una perla al final que le aportaron mucha luz a su rostro y algo azul el lazo que Beatriz Álvaro pone en el traje de cada novia, para que le traiga mucha suerte en este día tan especial.

El ramo fue un bonito bouquet a base de peonías blancas, muy sencillo y precioso. Menos siempre es más.

La madre de la novia también apostó por un diseño de Beatriz Álvaro, un vestido asimétrico muy innovador y con un bordado de pedrería en el hombro, sin duda fue una de las invitadas más elegantes y que más miradas acaparó.

Antonio llevó el clásico chaqué, hecho a medida en la sastrería madrileña Man, le quedaba impecable, completó su look con un chaleco beige y una corbata azul con topitos blancos, al igual que la novia estaba muy guapo.

La ceremonia se celebró en la Iglesia Nuestra Sra. de la Concepción, en pleno corazón del barrio Salamanca. Se escogió esta iglesia porque para la novia tiene un significado muy especial allí se han casado sus abuelos, tíos y primos.

Al terminar la ceremonia los novios y sus invitados se desplazaron a la Finca el Chaparral, una bonita finca situada en un entorno maravilloso y muy próxima a Madrid.

El cóctel tuvo lugar en el jardín donde los novios, ya más relajados, pudieron agradecer a todos sus invitados que les acompañaran en este día inolvidable.

Para la decoración floral de la finca se emplearon distintas variedades de flores blancas, al igual que el ramo de la novia, una decoración sencilla y muy elegante, donde sobre todo nos quedamos con el detalle de colocar distintos arbolitos de lilas blancas. No pueden ser más ideales.

Del menú se encargó Ciboulette, sorprendieron a los invitados con una barra libre de cócteles, estaba todo delicioso, sobre todo la tarta árabe de obleas.

Un día maravilloso que culminó con el tradicional baile

Gracias por dejarnos disfrutar de vuestro día, felicidades por haber realizado una velada tan sencilla y elegante, ha sido un auténtico placer.

Fotos: Masyebra
0
Content Protected Using Blog Protector Plugin By: Make Money.