Un marco incomparable para una boda exquisita

by

Una boda deliciosa celebrada en el norte de Madrid, donde el gran protagonista es el enorme amor que se profesan Leticia y Pablo

Leticia confió el diseño de su traje de novia a la firma Navascués, el resultado espectacular, como cada una de las obras de arte que salen de su atelier.

Cristina Martínez Pardo, el alma de la firma, diseñó un vestido muy romántico y elegante, todo el vestido estaba elaborado en gasa de seda natural, un tejido espectacular que proporcionaba gran fluidez y un aire de delicadeza, único, perfecto para una boda celebrada a finales de verano.

Leticia se decidió por el escote corazón y unas mangas francesas abullonadas, aportando un punto de modernidad y clasicismo a su vestido, una combinación perfecta.

El cuerpo esta totalmente drapeado, un drapeado realizado de forma artesanal y moldeado sobre el propio cuerpo de la novia. Aprovechando la forma de corazón del escote, las líneas del drapeado son irregulares, con el único fin de estilizar y hacer más esbelta  la figura de Leticia.

La falda está formada por varias capas de gasa de seda natural, cortadas al bies proporcionando una caída natural preciosa y a su vez un movimiento muy especial. Un detalle lleno de delicadeza y belleza es la enagua que Navascués realizó con un exquisito encaje francés.

 Un traje sensacional, rematado con un cinturón de hojas en plata vieja, el toque final para un traje de diez que refleja la personalidad de Leticia, le sienta como un guante y su diseño encaja a la perfección al entorno donde se celebró la boda, en plena naturaleza, en la finca El Pendolero en el norte de la capital.

El peinado, tocado y maquillaje fue obra de Mayte Lucas. La novia escogió un semirrecogido inspirado en una trenza, pero totalmente diferente a los peinados que estamos acostumbrados, Mayte creó una trenza irregular extraordinaria. Creando un aire más desenfadado, juvenil y adecuada a la celebración al aire libre. Leticia estaba guapísima, impresionante!!

El maquillaje escogido por Leticia fue muy suave y natural, dejando todo el protagonismo a la corona de pequeñas flores en rosas y verdes, los mismo tonos que escogió para su ramo de novia.

La madre de la novia también confió su peinado y maquillaje a Mayte Lucas, el resultado sensacional!

La ceremonia religiosa tuvo lugar en la Iglesia del Sacramento o Catedral Castrense, el padrino se vistió con el uniforme de gala de las Fuerzas Armadas, elegantísimo!!.

Un séquito de adorables pajes rubios precedieron la entrada de la novia cogida del brazo de su padre, Leticia estaba muy emocionada. Su novio impecablemente vestido, y algo nervioso aguardaba su llegada junto con la madrina, la invitada más elegante de toda la celebración.

A continuación los invitados se desplazaron hasta la finca El Pendolero, en el norte de Madrid, donde culminaron una celebración inolvidable en un marco incomparable.

La celebración se prolongó hasta altas horas de la madrugada, los novios prepararon una cena muy personal llena de sorpresas para todos sus invitados, los cuales no olvidarán ese día.

Una boda deliciosa que estuvo llena de momentos preciosos, nosotros nos quedamos con el momento del baile, todos los invitados alumbraron ese momento tan especial con pequeñas bengalas. Creando un efecto tan espectacular y romántico, que nos han dejado sin palabras.

Gracias por hacernos participes de vuestra boda llena de romanticismo y delicadeza.

Fotografía: Volvoreta Bodas

4
Content Protected Using Blog Protector Plugin By: Make Money.