Marta & David, una boda de ensueño

by

Nos encanta compartir con vosotros la exquisita boda de Marta y David, un entorno muy especial, una decoración muy romántica y el look Vintage de la novia son los protagonistas de esta preciosa boda.

Marta escogió un diseño muy especial, un vestido de novia muy sencillo, que le sentaba como una segunda piel, donde todo el protagonismo lo tenía el plumeti, el cual creaba unas transparencias muy románticas.

Un look en apariencia sencillo e informal y sin embargo muy sofisticado, porque este plumeti tan delicado estaba rematado con ondas de encaje Chantilly envejecido, en tonos plata, un diseño Vintage maravilloso obra de From Lista With Love.

Para completar este magnífico look, Marta escogió un peinado muy especial, unas ondas al agua, que están de rabiosa actualidad e incorporó con gran acierto esta tendencia a su look.

El Peinado tenía una pieza bordada imitando los motivos del vestido, colocando a un lado, realmente favorecedor.

El ramo fue el encargado de aportar el toque de color, sin romper el estilo: natural, elegante y con un toque de ingenuidad precioso, obra de Naranjas de la China.

Los pendientes unas lágrimas de brillantes de la Joyería Suarez, un estilo Vintage perfecto para su diseño.

La ceremonia civil y el banquete tuvieron lugar en un enclave inusual, el Palacio de Santa Colia, El Consulado de Italia. Una joya arquitectónica de impresionante belleza, una decoración muy cuidada donde cada detalle realzaba la elegancia de cada rincón. El diseño de toda la decoración fue obra de la madre del novio, propietaria de la firma Fantasía Amorin.

Se escogieron unas sillas muy originales, realizadas en palilleria en madera blanca, con un cierto aire Vintage que rompía con la sobriedad y majestuosidad del enclave, un aire de frescura , en una celebración muy personal, donde menos siempre es más.

La novia entró en el salón, bajo una gran expectación, cogida del brazo del padrino, el padre de Marta, que vestía un elegante esmoquin.

En el altar le estaba esperando David, en una boda tan especial y nada convencional, el novio rivalizó en elegancia con el padrino, ambos apostaron por el esmoquin o el black tie o dinner jacket.

La madrina, fue una de las invitadas más elegantes, la artífice de la decoración de la boda escogió un vestido de líneas sencillas combinado con una chaqueta en encaje rebrodé en color maquillaje.

Los novios quisieron sorprender a todos los invitados con un magnífico coro de Gospel, Living Whater, hicieron las delicias de todos.

Ofrecieron un concierto asombroso, que afiló los sentimientos ya a flor de piel, provocando no solo la emoción en Marta, sino el aplauso y los silbidos del propio novio!

La ceremonia terminó con unas palabras que David dedicó a su ya mujer, que provocó la emoción en Marta y contagio a todos los presentes, con el profundo amor que se procesan estos bellos novios.

El coro de góspel arropó y deleitó a los invitados, con sus prodigiosas bodas, mientras ascendían al salón donde iba a tener lugar el banquete.

Mientras los ya y marido y mujer aprovecharon los exteriores del Consulado para realizar el reportaje fotográfico, Ruth Roldán realizó un trabajo soberbio, juzgad vosotros mismos.

El banquete tuvo lugar en el salón principal, justo en la entrada principal les esperaba otra sorpresa más, un impresionante marco en el que se encontraban los nombres de las mesas y de cada uno de los invitados que las componían. Totalmente personalizada y además, el nombre de cada invitado fue escrito a mano por los propios novios. Detalles que marcan la diferencia!!

Para decorar el interior del salón donde se sirvió la cena, se escogió una decoración muy sencilla, minimalista, toda en tonos blancos y crudos, la nota de color, los centros con formas de macetas que había en cada mesa.

La cena fue servida por el catering Xalana de José Simoes, los novios escogieron un menú muy especial donde la mezcla de texturas y sabores estuvieron presentes en unos platos muy originales y a la vez muy sencillos, el estilo que impregnó en toda la celebración.

Una cena muy divertida y sobre todo donde los novios estuvieron en permanente contacto con sus invitados, una boda preciosa, muy sencilla pero a su vez llena de detalles, una decoración muy cuidada.

Por último, queremos destacar un invitado muy especial, no fue ni el más elegante, ni el más guapo… pero fue el invitado más solicitado para hacerse una foto con todo el mundo, Pepe se ganó a todos.

0
Content Protected Using Blog Protector Plugin By: Make Money.