La exquisita boda de Fernanda y Miguel

by

Fotografías: realizadas por Arantxa Sandúa

Como si de un sueño de una noche de verano, os presentamos esta deliciosa boda, que no puede ser más romántica, el entorno más bonito y las fotografías mas bellas.

Fernanda escogió un precioso vestido de novia con, todo el cuerpo drapeado, muy original porque nacía de un nudo en el centro del pecho hacia la espalda, un precioso efecto que marcaba su esbelta figura, una auténtica obra de arte.

Un amplio escote con forma de corazón, que además de sentarle como un guante era muy favorecedor, junto con unas delicadas mangas de media luna. El resultado perfecto: simplicidad y elegancia.

El cinturón bordado en pedrería, cientos de cristales en tonos planta se entremezclan, una delicia, que marcaba la delgada cintura de la novia, era el broche perfecto.

Un vestido de novia vaporoso, delicado, naïf y sobre todo parecía una segunda piel, un gran trabajo del diseñador Fabio Prieto, realizado en muselina de seda natural.

Para el peinado y maquillaje Fernanda apostó por Mayte Lucas, ponerse en sus manos es una apuesta segura, es una de las mejores profesionales, porque cada creación suya es, aún más bella que la anterior.

Tanto Fernanda como su madre optaron por un maquillaje muy suave, fresco y natural, que resaltaba sus bellas facciones sin enmascararlas. ¡Bellísimas!

Para el recogido la novia integró una de las últimas tendencias, en peinados de novia, las trenzas, en su semirrecogido. No pudo haber escogido un peinado más adecuado, porque además de ser precioso y estar realmente muy bella, las ondas de su pelo se entremezclan y se cruzan entre sí, al igual que el drapeado del cuerpo.

Como no llevaba velo, el único adorno que se colocó en el pelo fue una tiara de plata y nacar, en los mismos tonos que el vestido, una bonita forma de enriquecer el peinado de Fernanda.

El ramo de la novia una composición muy especial, en tonos morados, blancos y verdes. Colores intensos, elegantes y sofisticados, tonalidades que marcaron toda la celebración.

Las niñas de arras fueron las sobrinas de la novia, llevaron unas pequeñas coronas de flores en los mismos tonos que el ramo de Fernanda y con unos divertidos vestidos de plumeti con un fajín en plata, recordando al de la novia. ¡Tan guapas como la novia!

La ceremonia se celebró en la Capilla  Santa María de Abantos.

Allí estaba esperando el novio, Miguel, que lució el clásico chaqué, impecable, muy elegante y para romper con esa seriedad visitó un chaleco en  un tono crudo que junto con su corbata en un fresa intenso, un look perfecto para una boda de verano. ¡¡Elegantísimo!!

Miguel estuvo acompañado, mientras aguardaba la llegada de la novia, de una de las invitadas que junto con la madre de Fernanda fueron las invitadas más elegantes, la madrina que lució la clásica mantilla española de blonda.

Cuánto amor y felicidad se respiró en esa ermita y se respira a través de estas bellas imágenes de Arantxa Sandúa.

Fernanda con su hermano, la novia y el padrino, que estampa más bonita!!!

El Banquete se celebró en la finca El Campillo y el catering fue servido por el Mentidero de la Villa.

Al llegar al Campillo, los novios ofrecieron en los jardines de la finca un Cóctel de Bienvenida, para agradecer a todos sus invitados, su presencia por compartir este día tan especial con ellos.

Los novios prepararon un divertido cóctel , donde no faltaron: barras de mojitos, caipirinhas y demás sorpresas, que junto con los pai pais que regalaron a los invitados, ayudaron a sofocar las altas temperaturas de la capital.

El banquete tuvo lugar en el interior, para la decoración floral Miguel y Fernanda, quisieron conservar los mismos tonos que marcaron toda la celebración: morado, verde y blanco. Tonos llenos de vida que aportaran el toque de color a la celebración.

También, quisieron incorporar alguna de las últimas tendencias de la decoración floral para interiores, están en boga pequeños frascos de cristal, con forma de botella antigua, en los que se colocan unos pequeños ramos, bien sea de flores variadas o como en este caso, de la misma variedad floral.

Una decoración elegante, sencilla y con un cierto aire vintage, que completaron con unas cajas de madera donde se colocaron pequeños frascos de cristal, con flores en los mismos tonos. ¡No hay palabras para describirlo!

Una velada irrepetible llena de romanticismo, que culminó con un maravilloso baile y una sorpresa más, los novios tenían reservado a sus invitados un buffet muy dulce, solo apto para golosos.

¡Felicidades por una boda tan bonita y sobre todo por hacernos participes de vuestro amor, gracias!

0
Content Protected Using Blog Protector Plugin By: Make Money.