La boda con estilo de Cristina y Miguel

by

Cristina y Miguel se conocieron en la ciudad de los rascacielos, un día antes de comenzar las clases. Lo suyo fue un auténtico flechazo. La pedida de matrimonio surgió de una forma tan natural como la primera vez que sus caminos se cruzaron al despertarse por la mañana en el apartamento de Cristina.

La celebración fue en la finca Marqués del Montemolar en Altea, situada en un enclave único, con el mar como telón de fondo. Asistieron 115 invitados entre amigos y familiares. Los testigos vistieron con la misma corbata y gafas de sol, mientras que las damas de honor vestían con tonos muy parecidos.

Cristina escogió un vestido de la diseñadora inglesa Jenny Packham que le sentaba como un auténtico guante, Confeccionado en muselina de seda natural, con corte en el talle de donde nacía una falda de volumen moderado, escote pico y un importante y llamativo bordado en pedrería envejecida en la zona del escote. Sin duda un diseño chic y elegante, que se adaptó a la perfección al estilo que Cristina y Miguel buscaban para su ‘sí, quiero’.

El banquete se celebró en la preciosa finca del Marqués de Montemolar y contó con un cóctel, en el que los invitados pudieron degustar una gran variedad de quesos, embutidos y hasta un córner en el que preparaban deliciosas tortillas.

Después, contaron con una cena, en la que cabe destacar la espectacular decoración de las largas mesas, a cargo de las maravillosas Wedding Planners, quienes coordinaron toda la organización y decoración de la boda, haciéndola sumamente especial. La principal paleta de colores utilizada, fueron tonos claros con un “splash” de color, que podemos ver sobre todo en las flores.

Posteriormente, ya más metidos en la fiesta, los novios quisieron realizar su primer baile al ritmo de We Are The Champions the Queen, todo un clásico que nunca defrauda. Fotografías que reflejan toda la emoción, el sentimiento y la belleza de la ceremonia, obra de Sara Lobla.


6
Content Protected Using Blog Protector Plugin By: Make Money.